Cuando comenzamos con el desafío de investigar el contenido asociado a las energías renovables, sabíamos que Alemania era un referente a nivel mundial en este ámbito, pero esto lo corroboramos cuando comenzamos nuestro recorrido por este país donde la energía eléctrica es la principal fuente de abastecimiento del transporte y la industria.

Resultado: Todas las conversaciones nos llevaban inevitablemente al término Energiewende.

Energiewende es una palabra en alemán que al traducirla al español significa transición energética, y con esta distinción, en Alemania engloban un proceso impulsado desde el gobierno por décadas y que ha tenido sus altos y bajos, pero que hoy tiene a la vista muchas de sus promesas cumplidas que lo vuelven un referente mundial.

En la década de los 70’s Alemania tomó la innovadora decisión de cambiar su matriz energética y comenzar a reducir el uso de combustibles fósiles y nucleares, y comenzar a aumentar la producción de energía a través de fuentes renovables y limpias. Pero no sólo se preocuparon de implementar políticas que fomentaran la industria de las energías renovables, sino que lo acompañaron de una estrategia que llegaba hasta los hogares y escuelas para educar sobre la eficiencia energética. La combinación de ambos elementos ha sido fundamental en el éxito que han alcanzado.

En un escenario de cambio climático mundial, muchos países han decidido comenzar a implementar sus transiciones energéticas y considerando que hoy las tecnologías son accesibles y los precios han bajado sustancialmente, es posible ver excelentes resultados.

Si pensamos en el futuro, el abastecimiento energético de un país debe ser seguro, pagable por la población y sostenible. En esto existe un consenso mundial en que debemos proteger el medio ambiente y que las acciones se deben iniciar lo antes posible, el hecho de que Estados Unidos se saliera del Acuerdo de París ha hecho que muchos países hayan reforzado sus políticas de cuidado del medio ambiente incluso han presionado más por el avance en el ámbito energético.

La energía eólica, solar, geotérmica y biomasa son industrias en pleno desarrollo que están haciendo cambiar el escenario económico, generando nuevos empleos y a su vez un avance científico y académico a su alrededor que exige mayor flexibilidad e innovación de parte de los profesionales que quieren insertarse en este nuevo escenario.

Chile no se ha quedado atrás, apoyado por la GIZ el organizmo alemán de cooperación, ha avanzado considerablemente en relación a sus metas para el 2030, ya que actualmente el 19% de su matriz corresponde a energías renovables no convencionales, llegando a ser reconocidos como un ejemplo por el conocido Al Gore, en su última charla sobre cambio climático.

Nuestra propia transición energética ya comenzó y vamos avanzando por una buena senda, ahora el llamado es a nosotros como ciudadanos para incorporar diariamente prácticas de eficiencia energética a fin de que logremos producir y consumir energía de forma consciente y en armonía con el medio ambiente.

 

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?