Se dice que Hamburgo es la puerta alemana al mundo porque desde los ataques de Napoleón hasta los bombardeos de la segunda guerra mundial, Hamburgo ha estado siempre en constante reconstrucción. Pero desde el año 2000, la ciudad  ha puesto en marcha el proyecto de desarrollo urbano más grande de Europa, la Hafen City. Este barrio reúne en un mismo espacio, residencias, oficinas, cultura, turismo y comercio. A diferencia de otros proyectos urbanos, la Hafen City se encuentra en el centro de la ciudad y reutiliza un antiguo espacio portuario, entregando los más altos índices de sostenibilidad ecológica.

Los padres que quieren criar a sus hijos pero continúan con sus carreras profesionales constantemente enfrentan muchos retos al hacerlo. Tres pares de padres describen cómo son capaces de combinar ambos roles en el barrio de HafenCity en Hamburgo, Alemania. Esta zona de la ciudad puerto ha sido remodelada con una planificación urbana que considera una visión que pone como eje central la sustentabilidad, combinando lo económico, social y ecológico en un equilibrio que pareciera perfecto, pasando de ser zonas portuarias abandonadas a un centro urbano ideal para los negocios y la vida familiar. El Objetivo de Desarrollo Sostenible 11 promueve que al 2030 tengamos ciudades y comunidades sustentables.

 

Cuando los padres están buscando una nuevo lugar para vivir, por lo general saben exactamente lo que quieren. “Los objetivos más importantes del desarrollo urbano y de las familias son la satisfacción y el placer cotidiano de  la relación entre padres e hijos, en todas las edades y en todas las etapas del desarrollo”, cree Stefan Schmid . Él y su esposa Nina y sus dos hijos se trasladaron a HafenCity a principios de 2008. “Y eso es extremadamente complejo, no se pueden crear lazos con sólo proporcionar un montón de áreas de juego”. Pero, por supuesto, las zonas de juego y de aventura también son indispensables en un barrio que alberga familias, razón por la cual Stefan se involucró en el diseño del parque infantil “Treasure Island” en Grosser Grasbrook de forma voluntaria y diseñó la casa de juegos, abierta en 2009, de forma gratuita. “Un barrio sólo adquiere una identidad individual si la gente se involucra en ella”, explica el arquitecto.

Involucrarse era muy importante para él, por lo que destinó parte de su tiempo para hacerlo, a pesar de la pesada carga laboral que como arquitecto lleva  y como padre de 2 hijos. Él y su esposa han organizado su vida considerando tener una mejor calidad de vida: sus trabajos están cerca de casa, en el centro de la ciudad; los niños van a la guardería en la mañana y por las tardes ambos padres se ocupan de ellos. “Creemos que HafenCity es ideal para las familias”, dicen los Schmids, “Podemos vivir aquí exactamente como queríamos tanto para nosotros como para nuestros hijos: urbanos, cerca del centro, junto al mar, con maravillosos espacios abiertos y muchos eventos”. ¿Qué más se puede pedir?

Los Enges creen que cualquier persona que viva en esta parte de la ciudad pronto llegará a amarla, incluso cuando hay una reunión de trabajo que dura más de lo esperado, los Enges tienen una solución: “La guardería infantil de Katharinenschule cuida de su hijo hasta las 6 o 7 de la tarde y si es necesario, CompanyKids, un servicio de apoyo en el mismo edificio, se hará cargo por más tiempo. ” Desde el punto de vista de los Enges, HafenCity no sólo está creciendo rápidamente en términos de área, sino que también se está volviendo cada vez más orientado a la familia: “Los espacios verdes están tan bien diseñados y cuidados aquí. Nuestro propio jardín, incluyendo una gran área de césped, ahora los árboles están creciendo y adornando gradualmente HafenCity con más verde.

Elisabeth Mürenseer y su pareja Sebastian Franke se trasladaron a HafenCity desde el barrio de Winterhude con sus dos hijos en 2006 y pudieron al fin cumplir con su sueño de vida en el centro de la ciudad en el paseo marítimo. “La riqueza de los espacios públicos en el nuevo distrito es por sobre todo una gran ventaja para los niños. Pueden conducir en sus triciclos a pedales o jugar mejor que en cualquier otra área central residencial.” La infraestructura también es buena para las familias, dice ella. La mayor de sus dos hijas va a la guardería del nuevo centro de HafenCity: Katharinenschule. Mürenseer y Franke también participaron activamente en el desarrollo del parque infantil y de la casa de juegos con los Schmid.

El desarrollo de los barrios está en sus habitantes y en cómo estos se relacionan y generan lazos para hacelos crecer, una participación activa entre las personas de un mismo barrio es la clave del éxito que tiene y seguirá teniendo esta zona de la ciudad en Hamburgo.

 

 

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?