En el corazón de la Universidad de Mainz se encuentra un particular espacio, la Escuela Verde del Jardín botánico. Esta escuela implementa una actividad extraprogramática para niños de 5º a 7º básico que consiste en entregarles las herramientas necesarias para comprender los procesos de crecimiento de las plantas y conocer la diversidad necesaria para producir alimentos sanos. Esta actividad la hacen mediante el cultivo y cosecha de distintos vegetales en un huerto que trae algunas reflexiones y preguntas para compartir.

Quien dirige esta experiencia es Lena Neu, egresada de biología. Ella junto a un grupo de alumnos han desarrollado algunas particulares instalaciones como el hotel de vichos. Así es, y es que al verlo a primera vista da la sensación de ser un simple armario, pero que su diseño trae rincones perfectos para anidar una alta diversidad de insectos que son muy valiosos para la granja experimental, la cula se encuentra a pocos metros de distancia, permitiendo conocer, interactuar y estudiar; colepteros, abejas, arañas y muchos otros pequeños seres.

El sentido de hacer estos hoteles de insectos, tiene que ver con que en Alemania documentaron una fuerte disminución de insectos voladores en docenas de reservas naturales en las últimas tres décadas, y la causa puede ser el uso de pesticidas para la agricultura. Los investigadores están preocupados porque los insectos son importantes para la polinización y también son un eslabón clave en la cadena alimenticia, por ser comida para aves y otras criaturas pequeñas. “El hecho de que los insectos voladores estén decreciendo en un índice tan alto en un área tan grande es, incluso, un descubrimiento más que alarmante”, dijo Hans de Kroon, investigador.

El estado de ánimo para aprender

Ver niñas y niños participar en esta actividad con un estado de ánimo de total interés, aportando energía y demostrando alta curiosidad por los aprendizajes nos confirma que este tipo de metodologías, basadas en el juego de interactuar, aporta una calidad educativa que es muy difícil de superar por una sala estructurada en retícula de sillas y mesas, que mantiene a los alumnos retenidos por horas frente a una pizarra. Ningún sentido desde la lógica del aprender, pero si desde la lógica de la maximización de los recursos, el aprovechamiento del espacio y de la rentabilidad del negocio de la educación. Si a esto le sumamos a que esta generación de niñas y niños trae la mayor estimulación digital en sistemas touch, basado en la interactividad y el acceso a información, nuestro tradicional profesor queda fuera de juego rápidamente. Y es que desde la tradición de lo que entendemos por profesor, la habilidad para fomentar estados de ánimo propicios para el aprender en seres altamente digitales, es una práctica que no está en el radar de la malla curricular de la escuela de pedagogía que forma profesores.

Desde lo que hemos aprendido, los estados de ánimo surgen como exprensión de nuestro lenguaje humano, es en el hablar donde surgen las emociones y por tanto son nuestras narrativas, ¨las conversaciones¨ que nosotros tenemos con nosotros mismos las que define como actuamos en el mundo. En particular, los niños no logran ver su propio lenguajear, simplemente dicen cosas como ¨estoy aburrido¨, ¨me da lata¨ o ¨me quiero ir¨, para referirse a situaciones que detectan, no les abren oportunidades. Por el contrario, ver a un grupo de niños concentrados en una tarea, jugando hasta más allá de la caida del sol o preguntando sobre por qué la abeja carga el polen nos dice que hay un mundo atractivo de posibilidades y ante ello, demustran total interés. En ese sentido, el asombro es uno de los principales estados de ánimo ligados al aprendizaje. El asombro se expresa como una narrativa similar a esta: “No sé que está ocurriendo aquí, pero me gusta . Sospecho que hay posibilidades nuevas para mí”.

Estamos ante la mayor oportunidad de reinventar nuestra educación y hacerlo pasará por mirar el escenario en el que estamos viviendo como posibilidad de desarrollar habilidades sociales y prácticas que hagan más sentido, incentiven la curiosidad, el asombro y orienten a las personas a proyectar y crear soluciones para el mundo.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?