Son pequeños, fáciles de estacionar y no contaminan, aun cuando hay modelos automotrices más grandes y que a la vista no se diferencian de los que conocemos, el elemento común es la fuente de energía que los mueve. No tienen llave y con solo apretar un botón, en completo silencio, el motor ya está listo para iniciar el recorrido y sin emisiones de CO2.

Desde hace tiempo se reconoce que para conseguir una economía robusta se necesitan inversiones en infraestructura. Las inversiones en infraestructura transporte, energía o comunicaciones, son fundamentales para lograr un desarrollo sostenible, empoderar a las  sociedades de numerosos países, fomentar una mayor estabilidad social y conseguir ciudades más resistentes al cambio climático. De ahí la importancia de la movilidad eléctrica como un paso relevante para migrar hacia ciudades más limpias.

Silenciosos pero cumplidores

La movilidad eléctrica en automóviles es una de las soluciones más esperadas por los consumidores de todo el mundo y ha tomado su tiempo para masificarse y lograr llegar a precios accesibles. Hoy día el compromiso de ciertos paises ha acelerado la paulatina salida de los autos a combustión y se espera que en Alemania, China y otras naciones vendan al 2030 solo modelos eléctricos. En este escenario y más allá de las tendencias, Chile ha iniciado un proceso claro en la puesta en marcha de proyectos experimentales o de primera adopción, que ha llevado a priorizar el sistema de abastecimiento eléctrico que estos vehículos necesitan dada su autonomía, que va desde los 150 hasta los 280 kilómetros.

Anticipando futuro, Enel Distribución proyecta dar cobertura en la autopista en un área que permita viajar entre La Serena, Santiago, Viña y Concepción, de forma que los vehículos accedan a opciones de carga en trayectos más largos. De esta manera surge el concepto de electrolineras, una solución que reemplazará a las ya conocidas estaciones de servicio desarrolladas en la obsoleta era del petroleo.

La actual tecnología permite cargar un auto en casa y eventualmente recargar durante el día en una electrolinera. No obstante, la distancia que recorre un vehículo en una ciudad es en promedio mucho más bajo que 250 kilómetros. Según estudios la distancia no supera los 60 kms. y es más bien un prejuicio que los consumidores tienen respecto de la autonomía.

En este link podrás ver una lista de todas las electrolineras operando en Santiago y que espera muy poco para sumar más puntos: MAPA DE ELECTROLINERAS

En nuestro país, el tiempo de carga va desde los 30 minutos para completar un 80% de la batería y de forma domiciliaria una a dos horas y medias en obtener la carga completa para mover los autos. Además, se han instalado cargadores públicos gratuitos, y otros privados, que ofrecen la energía a un precio pre establecido.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?