En Chile desde hace un par de años estamos viendo como crecen las colonias de inmigrantes latinos, si en su momento nuestros vecinos de Perú migraron a nuestro país, hoy ver por las calles de nuestras ciudades a Colombianos, Venezolanos y Haitianos ya es algo común. La movilidad laboral internacional es un elemento clave para el desarrollo de la economía en muchos países avanzados, quienes ya utilizan esta herramienta, como un factor vital para mantener el crecimiento económico sostenido a largo plazo, debido a la necesidad en aumento de trabajadores en diferentes áreas. Para que la migración contribuya al desarrollo, es importante que los países y las empresas desarrollen estrategias que garanticen, un desarrollo sostenible y un incremento de la calidad de vida de los ciudadanos tanto nacionales como extranjeros, desde una perspectiva donde todos puedan ser beneficiados a través de un mejor proceso de integración.

Conocimos la historia de María Migdalia Ramirez, una administradora de empresas venezolana que teniendo una muy buena situación en su país, llegó hace 3 años a Chile con su familia a abrirse paso desde cero para lograr darle una vida más tranquila a sus hijos. Sin redes o contactos en Chile, María Migdalia transformó su hobby de cocinar masas en un emprendimiento, compartiendo labores con su esposo y su hermano. Durante el 2016 María Migdalia participó en Impulsa 2016 un programa de capacitación y financiamiento para emprendedores y empresas de menor tamaño organizado por la Municipalidad de Santiago  resultando ganadora y recibiendo apoyo para desarrollar su negocio de panadería y pastelería al estilo venezonalo. Posterior a ello y con todas las ganas y alegría que caracteriza a los venezolanos, esta familia decidió abrir en el centro de la capital su panadería Bien Me Sabe la cual ha tenido una excelente recepción de parte de su clientela chilena y extranjera, iniciando esta mezcla de sabores interculturales.

 

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?